Relajarse coloreando


Una nueva forma de relajarse y eliminar el estrés

Colorear es una actividad que solemos asociar a los niños. A medida que crecemos vamos dejando de lado los lápices de colores y los rotuladores, salvo para subrayar apuntes e informes. Sin embargo, colorear puede ser muy beneficioso para los adultos por su poder desestresante. Genera bienestar, tranquilidad y además estimula áreas cerebrales relacionadas con la motricidad, los sentidos y la creatividad. En algunos países europeos, las editoriales se han lanzado a explotar su potencial con cuadernos de dibujos para adultos y en España, Espasa acaba de publicar Coloréitor, con las ilustraciones de Forges.

Uno de los primeros psicólogos en aplicar el coloreado como técnica de relajación y para interpretar la mente fue Carl G. Jüng a principios del siglo XX. Lo hizo mediante mandalas: dibujos circulares con formas concéntricas, similares a los rosetones de las iglesias góticas, que tienen su origen en la India. 


Al colorear, se nos activan distintas áreas de los dos hemisferios cerebrales, intervienen tanto la lógica, por las formas que coloreamos, como la creatividad en la mezcla de colores, además de áreas de la corteza cerebral implicadas en la visión y la motricidad fina [coordinación necesaria para realizar movimientos pequeños y precisos. La relajación que proporciona actúa bajando la actividad de la amígdala, una parte básica de nuestro cerebro implicada en el control de las emociones que se ve afectada por el estrés.

Colorear tiene un efecto desestresante porque al concentrarnos en esa actividad, ponemos el foco en ella y lo alejamos de lo que nos preocupa, pero además activa nuestra imaginación y nos hace retroceder a nuestra infancia, un periodo en el que seguramente la mayoría teníamos mucho menos estrés, lo que nos genera un bienestar inmediato de manera inconsciente, expone la especialista.
"Lo recomiendo como técnica de relajación", afirma el psicólogo Antoni Martínez. "Sirve para entrar en un estado más creativo, más libre", asegura. También para conectar con cómo nos sentimos, ya que según nuestro estado de ánimo elegiremos unos colores u otros o distinta intensidad. "Yo mismo lo he practicado. Lo aconsejo en un ambiente en el que estemos tranquilos, incluso con música relajante y dejar fluir el color y el trazo".

En países como Francia o Reino Unido, los libros de colorear para adultos son un éxito de ventas. La editorial gala Hachette incluso tiene una colección llamada Art-Thérapie con una veintena de volúmenes antiestrés con todo tipo de dibujos. Esta tendencia bibliográfica está empezando a llegar a España, y en Lápiz les proporcionamos todo tipo de patrones para poder realizar esta actividad, o pueden ustedes mismos traer sus libros para colorear favoritos para que les ayudemos a hacerlo. En las clases de coloreado, con música de fondo para ayudar a que se relajen, les proporcionamos todo el material para llevar a cabo esta nueva actividad. Colorear nos reconforta, nos da sosiego, nos hace gozar y nos libera temporalmente de las presiones cotidianas. Aunque colorear un par de horas o tres no elimine todos los problemas que nos preocupan, sí nos aparta y nos alivia del estrés que nos abruma.



 HORARIOS DEL TALLER DE COLOREADO


          MIÉRCOLES DE 10 a 13 H ó de 18 a 20 H